18 de julio de 2010

FUCK OFF

Una de las sensaciones más dolorosas y decepcionantes que existen: el no reconocer al otro. Crees que le importas a alguien, te hace ver que es así, pero de repente un día, sin venir al caso, ese ser se vuelve irreconocible. Intentas hacer que entre en razón, que vuelva en sí, que recuerde quienes soliáis ser. Pero esa persona se ha ido para siempre. ¿Dónde ha ido? No lo sé. Dijo que estaría ahí, pero era mentira. ¿Por qué mentimos? ¿por qué herimos? ¿por qué decepcionamos? ¿por qué abandonamos cuando más se nos necesita? ¿A dónde has ido? La persona que conocía ha muerto. Como muere poco a poco la confianza en el otro. No confiéis en nadie, jamás.

7 comentarios:

Laura dijo...

Tranquila no me fio ni de mi sombra!un beso filosofa!!

Krimly dijo...

madre mia... yo eso ya la aprendi hace un tiempo :P

besos

.::P-G-de-R::. dijo...

no comment

Abernathy dijo...

entiendo tu negatividad, pero, no quiero compartirla.....
amar y confiar en alguien como si fuera tu mismo es lo mas bonito que conozco, y no me gustaria que renunciases a eso.
un beso, y cuidate
http://olguiscloset.blogspot.com/

Ligeia dijo...

asco de mundo :(

animate <3

mer en madrid dijo...

Buf! muy negativa te veo, hay que confiar en algunos, pero no en todos.
besos.

Los outfits de Lorena dijo...

es triste, pero tienes toda la razón del mundo. uno no se puede fíar de casi nadie. malditos!!!
y tu anímate y pásatelo genial en berlín =)
1 besazo enorme