18 de octubre de 2011

"BEWARE OF ALL ENTERPRISES THAT REQUIRE NEW CLOTHES"



Que pereza ese corner de Zara Woman en el que se visten todas las mileuristas que trabajan en aseguradoras.


En mi afán por acercar la alta cultura a las masas consumidoras de revistas de tendencias de dudoso provecho, y siempre próxima al estilo didáctico del Conde Lucanor, hoy el libro gordo de FilósofaFrívola arroja luz sobre la figura de uno de los mayores pensadores de todos los tiempos, Thoreau, a colación de algo que me aconteció, Patronio, estando yo citada para una entrevista de trabajo.




Este señor tan guay es mi amigo Henry David Thoreau. ¿Y por qué es tan guay? Porque fue un pionero de la desobediencia civil, que es una cosa que ya sabéis que me pone bastante, y además de instar a no pagar impuestos, el tío no daba ni chapa porque trabajar le parecía algo terrible. A mí también. ¿Quién murió y nombró jefe al que decidió que el ser humano tiene que trabajar para vivir? ¿Y si yo elijo muete? ¿Se puede vivir tan outsidermente? Henry David lo hizo. Se fue a vivir al bosque. Comía ardillas. Pero su dieta no es lo que nos compete aquí, sino una de sus ideas más celebradas: "desconfía de una empresa que requiera ropa nueva".




Tengo la primera entrevista de trabajo en mucho tiempo, y lo primero que se me pasa por la cabeza es "he de comprarme algo de ropa para ir mona". ERROR. Meeeec, meeec. ERROR. Que este cruce de cables os acontezca a vosotros, que estáis a tope con el capital, todavía, pero para una servidora, que defiende el decrecimiento y el valor del ser humano despojado de todo atavío, es un poco bajona que se me vengan a la cabeza estos pensamientos perniciosos. En lugar de sopesar nuestras virtudes e idoneidad para el puesto de trabajo, seguimos empeñándonos en el "qué me pongo", "cómo coloco las manos", "cómo me maquillo". Incluso hay coaches que se dedican a formar en el arte de salir airoso del primer encuentro con el futurible empleador. Manda huevos. Y luego encima van y te contratan y tienes que arrasar con la sección oficinista de Zara, porque en el armario sólo tienes zapatillas y vaqueros. Como si no pudieras redactar notas de prensa o coger el télefono en recepción calzando unas Creepers. Los mayores cabronazos de la humanidad llevan traje ¿qué confianza y seriedad proporcionan hoy en día los trajes y las corbatas, si banqueros y brokers de bolsa los visten orgullosos?



Los códigos de vestimenta, los casual friday, los lazy mondays y los monguer tuesday me parecen de una gilipollez tan supina que... ay, me hierve la sangre. Y la cosa es que sí, que me he acabado disfrazando para la entrevista, y luego me he dado cuenta de que si me cogen me voy a tener que disfrazar todos los días. Y me ha dado la depre porque en el fondo no quiero trabajar para nadie, no quiero meterme en nada "que requiera ropa nueva". Quiero un huerto con lechugas, tricotar ponchos como Sheldon, escribir cuentos para niños, no tener que depilarme, en definitiva: ser feliz. Y para mí, como para Thoreau, la felicidad y el trabajo remunerado son incompatibles. Ahora ya podéis llamarme vaga antisistema. Y a mucha honra.

Et entendiendo FilósofaFrívola que este exiemplo era muy bueno, fízolo escribir en este post, et fizo estos viesos en que se pone la sentençia de los exiemplos. Et los viessos dizen assi:

Si trabajar no quieres, que no te llaman vaga
Que venga el jeta de Botín y que él lo haga


21 comentarios:

INTERSEXCIONES dijo...

¿Alguna vez te dije que te adoraba?
Montaría una manifestación a favor de libertad ropera en los puestos de trabajo, pero como bien sabes, soy de Bielorrusia, así que no tengo derecho...

Juanjo dijo...

Muy interesante tu blog y muy de acuerdo con tus pensamientos. Vengo porque vi el blog en un twitt de InterSexCiones.

Tambien he leido el de Una poderosa razon para comprometerse, yo creo que todos los que estamos a favor del movimiento 15O queremos algo mejor porque no se han hecho anda bien las cosas y las pagamos quienes menos culpa tenemos.

Un saludo, Juanjo.

MISTER Calamity Cool dijo...

Tú bien sabes que yo soy hijo del capital, que me puede un trapito nuevo y que para mi cualquier excusa es buena para ir a comprar ropa. Dicho esto, te admiro a ti, a tus ideas y sobre todo a esa redacción exquisita y ese saber hacer de los que haces gala en cada post. Yo no creo en el sistema actual tampoco, pero me niego a cultivar lechugas; yo quiero tener dinero para comprar Vuittones, pero sin trabajar, que al fin y al cabo también es mi derecho. Pero cuando vaya a visitarte me pondré botas camperas. No me importa si me las tengo que comprar exclusivamente para ello.

Un besote.

Filóloga Frívola dijo...

No soy muy dada a dejar mi huella en estos lares, ni siquiera a leer demasiado sobre la vida de las "bloggers". Me limito a entrar, cotillear modelito y copiar deliberadamente y desde el más cobarde anonimato lo que a mi entendimiento mola. Pero tú me estás jodiendo la rutina, me estás haciendo perder tiempo en leer y, lo que ya clama al cielo, en comentar. En fin, me suelo partir contigo, pero hoy te has pasado: la combinación blog de moda, literatura medieval y transgresión social ha sido demasiado bizarra como para pasar desapercibida. Espero que sigas con tu labor de llamar a las masas más "trendy" a la rebelión que, por cierto, yo creo que te está dando resultado. Últimamente he visto mucha "fashion victim" por las manifas. Aunque me da miedo pensar que el 15-M se convierta más en pose que otra cosa. ¿Acabarán las "it girls" vistiendo de perroflautas y los perroflautas de Gucci?
Sin más, que sigas con tu frívola cordura y que "hayes buena ventura".

De todo y nada dijo...

Yo ahora mismo también tengo ganas de tener un huerto y cuidar de ovejas en vez de estar rompiéndome la cabeza en decidir entre dos becas doctorales en las que me explotarán por igual y por las que al final de los 4 años, acabaré igual que ahora empiezo, sin futuro.
(Siento no haber puesto ni un punto en toda la frase)

Gloria dijo...

No sabes la de veces que pienso en mudarme con mi churri a un pueblecito perdido de Soria y dedicarme a cultivar lechugas, leer libros y dar paseos con mi perro, por no mencionar lo de la depilación, que tampoco quiere una pasarse de antiglamourosa (que al fin y al cabo tenemos un blog de moda). Lo pienso cada vez que me cabreo por toda esta mierda que nos rodea (y creeme que es demasiado a menudo). Genial como siempre!!!!
De Politóloga frívola

Señorita Sunshine dijo...

HE DE DECIRTE VARIAS COSAS:

1) Me has ganado con tu estilo lucanor. No tengo palabras. Me han entrado ganas de abrazarte.
2) Yo odio trabajar tb, ya lo dije en una falsa entrevista que me hice a mí misma. Francamente, no me "dignifica", sólo me jode madrugar y lidiar con abominables.
3)agradezco a mi trabajo (no tengo más remedio, necesito el dinero) que puieda vestirme como quiera, eso es de agradecer.
4) no conocía a tu "amigo", pero estoy con él.
5) he pasado por l apuerta de una financiera hoy, sobre las 20.00 y estaban tooodos sus empleados/as fumando fuera, vestidos de banqueros, y he tenido que tomarme un protector de estómago.

A pesar de todo, suerte con ese trabajo. Piensa que sólo es un medio para pagar lo que quieres.

:) Brutal el post!

(con tu estilo literario deberías probar tb con los cuentos para adultos, si no lo haces ya, claro...)

Curro Esbrí dijo...

Trabajar es una mierda, ergo ¡todos a una cooperativa!... oh, wait!

Sue dijo...

Me has hecho recordar mi época de estudiante.
Recuerdo perfectamente las únicas 2 preguntas de mi examen: Emerson y Thoreau. Y gracias a ellos saqué mi única matrícula de honor en la uni. Aluciné con los dos.

Muy buen post como siempre.

Nina dijo...

Gran post, cada día escribes mejor. Me he sentido tremendamente identificada leyéndolo, y como algunos de los que comentan, lo único que hay en mi cabeza cuando consiga acabar esta maldita carrera es irme a Suiza a ordeñar vacas. Espero que haya ardillas por ahí, es una idea maravillosa para mi nueva dieta rural.
Deberías empezar a pensar en editar el blog en pequeños fascículos domingueros, yo los luciría con orgullo en mi estantería de roble suizo tallada a mano.

Butterflied dijo...

¿Dónde está el botón de "Me follo esta entrada"? Qué genialidad, joder.

losFashiónpedists dijo...

A sus pies. Lleven creepers, Hermeses o alpargatas. A sus pies

Malerisch dijo...

¡Me he reído tanto con la foto de la ardilla!
Y lo de hacer un post al modo Conde Lucanor me ha encantado, ha despertado mi trauma de la EGB causado por Don Juan Manuel, pero aún así fascinada me hallo.

Anónimo dijo...

Diooooooos por qué eres tan buena?? Cómo-co-cómo lo haces?? Sólo me apetece postearte en todas partes y decir: es mi hermnaita. es genial :)

Tu hermanita (no me digas!)

Conchy P.Vázquez blogpasionporlavida@gmail.com dijo...

Me gusta tu blog.

LaNiñaMariposa / JemapelleMidori dijo...

ahahaha en el Twitter entendí que estabas currando y no tenías ni zorra gana de hacerlo...

pero veo que andamos igual, entrevistas por aquí y por allá...

Tengo una amiga que vive en una cueva y pasea por la playa siempre a las 7:00 de la mañana...

y es feliz... :)

pero yo creo que soy demasiado materialista o demasiado cobarde ...

tendremos que seguir dejando que nos entrevisten con ropa gris y fea.


Un beso.

Discurso Bravo dijo...

Hola,
Interesante,
Hace poco pense por escrito en dar la vuelta al mundo saltando de blog en blog, elijo un blog, y de los blogs que sigue el autor de ese blog elijo otro, y asi, asi.

No quiero formar parte de un club mas o menos cerrado donde cada uno de los lectores y autores se lee mutuamente y reciprocamente, como la gente que frecuenta bares y termina acostumbrado a ver las mismas caras y reconocerse.

Llego a ti desde Aplaudiendo ... pero ya no se como llegue a Aplaudiendo, y tampoco me importa. Me alegra haber llegado.

En otro contexto digo que, resuelto el silogismo, recuerdo la conclusion y olvido las razones, o algo asi.

Abrazo y gracias,

DB

http://discursobravo.blogspot.com/2011/10/la-vuelta-al-mundo.html

Discurso Bravo dijo...

PD: Cualquier dia de estos, incorporare a alguno de los blogs que sigues en mi lista de lecturas.

Anónimo dijo...

Pues nada,sé valiente y vive acorde a tus ideas y múdate al campo.


Por qué echas el curriculum en uma empresa en la que no quieres trabajar, y vestir cómo no quieres y ser como la masa? Quieres entrar a formar de ese capitalismo que tanto denostas?

Luzhilda dijo...

Hola anonimo. Creo que no te has dado cuenta de que esto es un blog de humor. El capitalismo me toca el pie, es cierto, pero me gusta trabajar en lo que me gusta. Asi que no seamos tan dogmaticos y demos la cara cuando hacemos comentarios, que hay que joderse...

Tripodologia dijo...

Me ha hecho mucha gracia este post tuyo, porque cuando tuve mi entrevista para donde estoy ahora (instituto de investigación) le dí muchas vueltas a eso de "cómo vestirme", además porque tengo tatuajes y piercing naricero con argolla y pincho, y tenía que dar una charla delante de todo el departamento... pero al final me dije que si les gustaba, les iba a gustar con piercing y tatuajes, así que fui tal cual. Y no me salió mal la jugada. Pero otras veces, en aquellos maravillosos años en los que iba a entrevistas cada dos por tres para trabajos de mierda rollo azafata de promociones, me tenía que disfrazar... una (-s cuantas veces) y no más, santo tomás!