12 de diciembre de 2011

DE VERITATIS LADRONIBUS PARS I



El pasado miércoles me robaron el bolso. Era súper bonico, grande y comprado en un bazar turco. Dicen los puretas que no flipe, que "me lo hurtaron", que no hubo violencia ni nada, como si alguien hurgando en lo más profundo de tu intimidad no resultara violento. Un hurto por descuido ¡a mí! ¡si soy la persona más obsesiva y cuidadosa del planeta! Llevo años presumiendo de que nunca me han robado, y de que el último que lo intentó acabó huyendo malherido (true story, si queréis os la cuento otro día).

El plan para el inmaculado festivo era comer algo e ir a ver de una vez la exposición de Yves Saint Laurent (no me apetecía mucho, y sigue sin apetecerme lo más mínimo, pero es como la del Ermitage, se va por presión social y no por autonomía moral). ¿Dónde vamos? Han abierto un Peggy Sue en Clara del Rey. Ay, pues nunca he ido, que bien, me encanta el olor a franquicia por las mañanas, vamos a ver qué tal. La compañera de piso del Filósofo Frívolo nos advirtió de que el sitio estaba psa, que al final salía un poco caro y - cosas del destino - los acontecimientos acabarían por darle la razón. Porque si te roban el bolso y la comida está que te cagas, pues todavía. Pero, joder, que te afanen las pertenencias y que el brownie esté esponjoso es algo que pesa en el alma. Todo el mundo sabe que el brownie lo inventó un menda que se quedó sin levadura y le salío así de casualidad (true story también).

Lo peor de todo, más que quedarme sin blackberry y DNI, sin llaves de casa y sin la tarjeta del Caprabo, es que me di cuenta de que me habían robado justo después de empezar con el postre, así que me dejé más de la mitad en el plato. Dolor. Ya sé que he dicho que el brownie resultó no ser gran cosa, pero la ración era generosa, que demonios. Y necesitaba quitarme el sabor misteriosamente dulzón de la diminuta hamburguesa (que, por supuesto, no traía patatas -si quieres acompañamiento págalo, total, por casi 4€ donde en cualquier otro restaurante habría venido directamente con el plato ¿quién puede resistirse a una cestilla de french fries?-). El caso es que, de repente, noto que el bolso ya no me está rozando la pierna, pego un grito, me pongo histérica, lloro, llamo a la policía, interpelo a todos los clientes a voz en grito con la esperanza de que alguien haya visto algo. Nada. En el local no hay cámaras, salgo a la calle, pongo la denuncia teléfonica, vuelvo a entrar destrozada, la camarera me da la tarjeta del local, les dejo mi número de teléfono por si aca... ¿Qué habría hecho cualquier encargado de restaurante ante esta situación?: En tu local, como en el portal de Belén, han entrado los ladrones, tienes una clienta con crisis de ansiedad... ¡QUÉ MENOS QUE NO COBRARLE! Pues no, le pasaron la cuenta a mi novio mientras yo cancelaba tarjetas de crédito con su móvil en la calle. Muy gore tex, lo sé. Ya no hay humanidad ni hay ná.

En conclusión: que si os tienen que robar el bolso, que sea en el Home Burger.


Precio medio: 20 €
Goza de amplio aparcamiento

11 comentarios:

Señorita Sunshine dijo...

Mmmmm... no me gustan nada los peggies estos, tan forzados, y encima, con manos largas por allí. Joder, Filósofa, eso es una mierda. Lo sé por experiencia: A MÍ ME PASÓ EN UN BAR DE COPAS, SEMI VACÍO, EN MI CARA. Robaron el bolso durante uynos 20 minutos, y lo devolvieron luego a los pies de la barra!!! sin ipod ni dinero. Es frustrante. Eso es robo, no hurto, qué cleches.

En fin. Ánimo. Y no vuelvas allí, desgraciados ratas.

:)

Curro Esbrí dijo...

El Filósofo Frívolo da fe de que todo aconteció como queda escrito. Incluso lo del brownie esponjoso es cierto.

Patri dijo...

Yo no conozco los Peggy y soy como tu, quiero decir, como tú eras... tampoco me han robado nunca el bolso! Y eso viviendo el BCN es toda una proeza! Pero...visto lo visto...cualquier día me llegará el momento...

Así que...ánimo! Y no se, aprovecha la excusa para cambiar de móvil y cartera... es lo único positivo que se me ocurre... ;)

Un besazo.

P.
brujuladechocolates.blogspot.com

Virginia dijo...

Yo también he presumido siempre de que nunca me han robado, pero viendo tu experiencia, creo que mejor me voy a estar calladita por si acaso. Menuda faena...
Los Peggy Sue me parecen muy chulos, pero la comida es un poco de plástico (al menos en el de Bilbao).
Un saludo y ánimo.

Conchy P.Vázquez blogpasionporlavida@gmail.com dijo...

Lo siento mucho, porque se lo mal que se pasa, a mí me ha ocurrido dos veces y sentí como si hubieran estado hurgando dentro de mis cosas más ìntimas.
Aquí no hay peggy sue de esos, pero se portaron muy mal contigo ya que todo ocurrió en su local.
Bueno, recupérate y la próxima a un burguer de los de toda la vida. Besitos.

Anacleta Coqueta dijo...

Yo también fui a un Peggy Sue, y casi me da un soponcio de lo mala y cara que era la comida...

Ánimo con lo del bolso!

Anii dijo...

JOOOO, que faena!!!

1.- A mi me robaron el monedero en un hotel, mejor dicho dentro de la propia habitacion, todavia no sabemos por donde entraron...

Todavia estoy esperando al menos una disculpa.

2.- Tenia curiosidad por comer en un peggy sue, pero creo que ya NO! aunque solo sea por solidaridad.

Besos guapisima y animo que esas cosas aunque me llamen exagerada, tocan el alma...

dory dijo...

Hace unos días soñé que me robaban el bolso, los zapatos y el abrigo.
Casualidad? No. Pero me desperté con una angustia que no me merecía.
Me pongo en tu lugar, porque la empatía es algo que me sobra, y te comprendo.
Y encima, que te enteraras a medio postre, es una judiada aún mayor.
Porque si el postre estaba malo, es lo de menos. Que era grande, y qué narices, TUYO.
Espero el cosmos te lo devuelva con una buena tarta. Bien hecha, más grande si cabe, y por pedir, el bolso en la comisaría, aunque sea vacío.
Besicos, mua!

LaNiñaMariposa / JemapelleMidori dijo...

Ahora que se rian mis amigos y me llamen catalana por comer, cagar mear ,tirarme pedos abrazada a mi bolso...
JA!

despues de leer este Post soy capaz de pegármelo al pecho con superclus!

Y es que yo por mi bolso...

bueno eso mejor no lo digo.

Un beso , ánimo!!!

que putada :(

http://lasinquietudesdemidori.blogspot.com/

Anónimo dijo...

jajaa Cada día más motivos para odiar el PEGGY SUE...Lo odio con todas mis fuerzas: el primer día que íbamos a ir, llegamos tarde y claro....nos cancelaron la reserva. Nadie nos llamó al móvil para decir si íbamos a ir o no...NADIE. Y todo con muy malos modos...porque nadie me dijo nada cuando llamé para reservar...En fin...y el día que fuimos, que llegamos a la hora nos tuvieron esperando como 15-20 minutos y luego bien que nos echaron rápidamente :-S Odio este sitio...lo odio con todas mis fuerzas :-S Espero que vayas recuperando todo poco a poco. Bs

Sophie Carmo

Anónimo dijo...

Somos los chicos de Peggy Sues de Clara del rey, sentimos en el alma lo que te pasó, un suceso así recien abierto el restaurante una pena, todos nos acordamos, si el restaurante fuera nuestro no te habriamos cobrado.
Una gran putada que nadie viera nada, ni a nadie, y estabas en un sitio realmente complicado para que te quitaran algo, normal que te relajaras y no te acerraras al bolso, como en un paseo por el rastro.
Lo que también me duele mucho es que nuestro postre mas vendido y admirado "BROWNIE" ( bizcocho de chocolate casero, como bien dijiste lebadurado...) no te gustara.
Regresa y te invito personalmente a la new york cheese cake u otro postre de tu agrado.
-RIPLEY-