30 de enero de 2012

Y HASTA LA MUERTE, YVES SAINT LAURENT GRITÓ "¡REVOLUCIÓN!"

Photobucket


"Recuerden que el eslabón más alto que pude alcanzar la especie humana es ser revolucionario"

Yves Saint LaurDIGOO Ernesto "Che" Guevara.


De vez en cuando no hay quien se resista a hacerse un poco el mainstream, ¿verdad?, Ir a ver el Hermitage en El Prado, ir en metro, comer en el VIPS... y yo, para comprobar in situ si cientos de moscas fashionistas no podían estar equivocadas o si, por el contrario, no era la muestra tan fiera como la pintaban ("¡¡¡¡He ido ya tres veces, es preciosa, tía, tienes que ir!!!!") por fin me decidí a ver la exposición de Yves Saint Laurent en la Fundación Mapfre. Como soy una pesimista antropológica y una nihilista rematada, me formé la idea en la cabeza de que la exhibición iba a ser un gran truño, que la iba a poder criticar a boca llena y, para qué engañarnos, la perspectiva de poder juzgar negativamente algo que tantísima gente había amado con ahínco me colmaba de gozo.




Después de esperar un ratito en la cola, rodeada de chicas a las que "les apasiona la moda" con total look de Primark (me encanta el olor a esclavitud infantil por las mañanas) y señoras de provincias con gafas de pasta de colorinchis a lo Rosa Díez (estas señoras son la vanguardia de sus pueblos, much respect), por fin conseguí entrar. Ya en el vestíbulo, mi corazón latía con fuerza ante la posibilidad de que la exposición me gustase, viéndome, por lo tanto, inevitablemente abocada a no poder despreciar al populacho dominguero...

... Y en efecto, así ocurrió. La exposición de este "gran revolucionario de la moda" (inventó el smoking femenino y popularizó los pantalones, bombas no puso) me pareció maravillosa, ¡los trapitos eran todos súper cuquis! Pero se da el caso de que tengo la mente sucia, y mi gran desgracia, que es este celebro despierto que la implacable genética (por parte de madre; de mi padre, que suerte la mía, tengo la barbilla) me ha brindado, siempre permanece alerta, y me avisa cual sirena de bomberos cuando tengo que sospechar de algo que me están vendiendo como guays y en realidad está pocho. Mis complejas estructuras neuronales, embebidas de posmodernidad, hacen niiiiiiinooooo, niiiiiiiiinooooo ante cualquier pequeña muestra de discurso androcéntrico, como por ejemplo:


"El mejor traje que puede llevar una mujer son los brazos del hombre que la ama" ...


Perdona, cerdo patriarcal falocentrista, el mejor traje que una chati puede ponerse es la confianza en sí misma no mermada por una sociedad que impone la necesidad de tener un hombre al lado (más bien por encima) que nos haga sentir seguras y con posibilidades de procrear. Que igual estoy un poco baudrillárdica, pero esto me huele a que os han vendido la moto de que es una cita preciosa de un diseñador de moda que hizo mazo por las hembras humanas, cuando en realidad "revolucionó" el vestir femenino regulín regulán. Vaya revolución, Yves, ¿pantalones "femeninos"? Al loro con la perlita:


"No me gustan los pantalones reivindicativos, los que dicen que la mujer es igual al hombre. El pantalón, absolutement, sirve para seducir a los hombres"

Mira, majete, "revolucionario de la moda" los cojones. Y todavía va el pájaro y dice que sus diseños permiten que la mujer deje de estar sometida. Llamadme histérica, pero se me ocurre que igual la verdadera revolución sería despojar a la mujer de una vez por todas del yugo de la moda, que le exige delgadez, perfección, estilosismo, comprar ropa nueva cada temporada, destrozarse los pies con zapatos imposibles y nos guste o no, atraer a los que tienen verga. Just saying.

Si te paras a pensar, el mundillo de la moda es como la Iglesia Católica, donde un sacerdote (sí, esto puede sonar un tanto precolombino) que nunca se ha casado ni ha tenido hijos se permite el lujo de sugerirte cómo gestionar un matrimonio o la reproducción. No offense, Yves y demás diseñadores, pero que me impongáis una moda que vosotros no vais a sufrir se me antoja, cuando menos, un poco tomadura de pelo.


Photobucket



En definitiva, que este monsieur se las daba de coleguita de las mujeres y en realidad no fue sino otro opresor patriarcal, camuflado de amigo gay que te piropea. Un poco como La Sexta, que es progre, pero luego todas las reporteras están buenas.


Y para terminar:

"Algún día veré mi nombre escrito a fuego en los Campos Elíseos"




En efecto: Yves Saint Laurent era un modesto y discreto leo.

12 comentarios:

Piter dijo...

Deja de decir cosas que todavía los demás no nos ha dado tiempo a pensar. Espero que abras los ojos a más de uno con este post. A mí me ha llegao al arma.

Te lo ponen todo de color de rosa, y lo peor es que muchas titis "amantes de la moda" con fotos en sus blogs de macarons y de Audrey Hepburn pregonan a los cuatro vientos las palabras de este señor, sin darse cuenta de cuán machistas son. A mi los trapos de este tío me vuelven absolutamente loca, pero mirado por otro lado no puede uno evitar que todo esto le dé mucho asco. Un drama.

Señorita Sunshine dijo...

La comparación entre sacerdotes católicos, maestros liendres en esto del vivir conyugal, y diseñadores gays "torturadores" de mujeres, me parece de lo más acertada. El texto, en general, me lo parece. Como siempre. Pero ahí has estado especialmente fina. :)

allthatshewants dijo...

yo no se como no me avisas y te llevo a la visita guiada. Tu vs el guía. habría matado por verlo

Virginia dijo...

No te falta razón.
A veces cuesta valorar la obra, cuando se profundiza en el "artista". Coco Chanel era filonazi y una bruja déspota con sus empleadas, sin ir más lejos.
Por supuesto, si ellos tuvieran que calzar los tacones de vértigo que les plantan a las modelos, se pondrían de moda las zapatillas pantuflas, misteriosamente.

Conchy P.Vázquez blogpasionporlavida@gmail.com dijo...

Acertadísimo tu post, totalmente de acuerdo, hasta a algo que pudiera parecer superficial como la moda en el vestir, llega la heteronormatividad, para seguir poniendo por tontas a las mujeres y clasificándonos a todos y a todas. Saludos.

Ligeia dijo...

con lo mainstream que soy yo que voy siempre en metro y no he visto esto!!!!!

va a ser que me guardo el money (si es que hay que pagar que no lo sé) para comprarme un cedé de esos que ya no se llevan

que gusto leerte, de verdad.

LaNiñaMariposa / JemapelleMidori dijo...

Yo es que sólo me fijo en los trapos... y como no están a mi alcance me quedo embobada y no caigo en nada más.

Los diseñadores me comen el champi que me sabe a Mango...

xDDD

mientras tanto seguiré comprando calcetines en Primark.

Cristina dijo...

Me mojo poco porque tu ya te has empapado ....
¡Cojonudisimas conclusiones !
De verdad ....¡Qué tontas somos a veces-casi siempre!

Gloria dijo...

La reflexión me parece más que acertada...!!! eso sí, nada en comparación con el montaje fotográfico...

Gloria dijo...

...por cierto, yo tengo otra comparación: diseñador misógino-politicucho de turno que impone unas "reformas" que en la vida va a sufrir...Los políticos a sufrir sus recortes y los diseñadores a calzar sus tacones!!! Ciao

Vilka dijo...

No todos los leo son así, creo que lo hablamos en el cumple de Patri.
Saludos,

kantuta dijo...

La verdad recién leo este post la verdad espectacular cuando leí esto de discurso androgino, como hilas delgadito impresionante. Hace poco que por culpa del gallinero de MM llegue, el punto no me puedo ir me quede enganchadisima, te paso una pregunta que me hicieron mis hijos voz que comías y con quien hablabas de chiquita?.

Un saludos de fuera de España.