6 de marzo de 2012

"EL ÚLTIMO EMPERADOR": BARÓMETRO EFICAZ DE LA RADICALIZACIÓN PROGRESIVA DE MIS IDEAS POLÍTICAS.



1998, 13 años, Luci estudiante de secundaria, la ve por primera vez: "Pobre emperador. Él no eligió nacer en esa posición. Jamás pudo tomar las riendas de su vida. Siempre fue un títere, un hombre solitario, una víctima de cada uno de los sistemas en los que le tocó vivir, como lo somos, al fin y al cabo, todos los seres humanos de cualquier condición."





2003, Luci estudiante universitaria, la ve por segunda vez: "Pobre Pu Yi, un tipo majo y progresista, acuario, introductor del gafapastismo en Oriente, al que jamás le dejaron hacer. Qué perversos son los totalitarismos, el imperialismo, el comunismo, el colonialismo... Pero sobre todo el comunismo, ¿eh? que hay que ver cuánto daño han causado estas ideas trasnochadas al mundo, no como el capitalismo, que es sin duda la forma más perfecta y elevada de organización humana. ¿Acaso se os ocurre otra? Fukuyama, un santo varón."




2011, Luci indignada con un sistema que es anti-ella, la ve por tercera vez: "¡A la cárcel con ese maldito parásito! ¡Reeducadle a base de bien, que no vuelva a creerse mejor que nadie, y de paso que aprenda a atarse los cordones de los zapatos solito, que ya tenemos una edad! ¡Ese director del programa de reeducación comunista como mola se merece una ola: weeee" (Según escribo esto, fantaseo con la idea de un comandante de gulag de reeducación en Laponia desatándole los cordones a José Luis Feito).




2012, Luci en paro, harta, desengañada, esperando con ansia a que lleguen los bolcheviques, los extraterrestres o Súper Alberto Garzón Espinosa con una capa, la ve por cuarta vez: "¡¡UUUUUUH, FUERAAAAA DIRECTOR DE LA PRISIÓN DE REEDUCACIÓN TRAIDOR ANTIRREVOLUCIONARIO, MERECES SER CASTIGADO Y HUMILLADO PÚBLICAMENTE!! ¡Muy bien hecho, chicos de Mao!



Y es que, a decir verdad, Pu Yi, ¿acaso necesitabas un Manchukuo pa ti sólo, ansias, que eres un ansias, pudiendo cultivar tomates en un huertecico y echando la partidita de dominó con los camaradas todas las tardes?

7 comentarios:

gratis total dijo...

buenisimo post!

Mirna dijo...

No he visto la película, pero me la apunto para el finde. Y sí, tal y como están las cosas yo creo que también me voy radicalizando más de lo que me gustaría...

Maika Perez dijo...

El año que viene volverás a verla con otros ojos

Señorita Sunshine dijo...

A mí mi progresiva radicalización, me está trayendo más problemas que otra cosa. Pesimismo, disgustos e indignación. Pero claro, en mi caso, contra pronóstico, es más sentimental que racional y no la puedo controlar.

:(

Tripisciano dijo...

Ya me lo dijo un antiguo profesor, las pelis no cambian, sus planos, su iluminación, estructura etc sin embargo nosotros... de ahí que la vida esté hecha de reelecturas más que lecturas, lo de "gafapasta" ma' llegao XD

Jacobino dijo...

Jajajja... Me ha llegado esta entrada. A mi me pasaba lo mismo; cuando vi la película en el Instituto (que ya era un poco rojeras), me gustó, y te quedas con la sensación esa de "qué pena que el comunismo no pudiera ser por culpa de los radicales y los "totalitarios"", y "pobre Emperador, que no era más que un niño grande"...

Luego, la vuelves a ver tras la crisis, despues de recibir unas clases intensivas de explotación laboral seguidas de unas vacaciones "en casa de tus padres" a gastos pagados por el INEM... ¡Y resulta que ahora los guardias rojos de Mao como que te molan mucho más! ¡Y cómo cantan y mueven las banderas, qué arte! ¡Eso sí que son revolucionarios y no el progre de la prisión! Y te sorprendes de que al tirano jardinero este no lo hayan metido en Siberia de por vida...

Creo que en general, eramos una generación ingenuos y cretinos licenciados (pequeño-burgueses, si me permites la trasnochada expresión) a los que están despertando a latigazo "clasista" limpio. La historia habrá terminado, pero parece que la lucha de clases la estamos perdiendo por goleada (por irnos a vestuarios antes de tiempo).

Gerrard Winstanley dijo...

Jajaja... ¡Glorioso post!

Expresa muy bien algo que yo también percibo: la ruptura de la burbuja o el espejismo en el que ha crecido nuestra generación... ese "fin de la historia" que daba paso al eterno "mundo feliz" de las "individualidades fluidas en constante desarrollo a través del mercado" y demás monsergas.

Pero parece que no, que la lucha de clases no estaba muerta, estaba de parranda... pero aquí vuelve resacosa y con mala cara...

Tengo que volver a ver esta peli. Del mismo director, Bertolucci, es absolutamente im-pres-cin-di-ble "Novecento".

¡Un saludo y genial post!